Uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes en cama

26.10.2020 0 Luis Nieto
Uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes en cama

El baño es una práctica necesaria para todos los seres humanos pues ayuda a mantener la piel sana y puede ayudar a prevenir infecciones. Es importante que como cuidador o profesional de la salud a cargo de un paciente en cama se revise constantemente la piel en busca de lesiones por presión o erupciones. El uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes en cama es una excelente alternativa que ayuda a que su paciente o ser querido se sienta cómodo, fresco y limpio.

La cantidad de ayuda que el paciente necesite para asearse depende de qué tan bien pueda moverse. Es posible que esté cuidando a un adulto mayor con demencia o que por la edad tiene poca movilidad. También es probable que tu paciente o familiar tenga problemas a corto plazo con el cuidado personal porque se está recuperando de una enfermedad o de una cirugía. Además, se puede estar cuidando a un paciente con una condición crónica que le impida ponerse de pie y por lo tanto, permanezca en cama por largos periodos.

Consigue esponjas jabonosas de un solo uso para la higiene personal o asistida en Medifácil, productos médicos a un clic

Cuando el paciente es un adulto mayor con alguna condición neurológica que afecte la memoria, es posible que la persona no recuerde cómo bañarse. En estos casos se requiere de la asistencia de un profesional de la salud o un familiar que apoye a la persona para su higiene personal. Si se trata de un paciente infantil con parálisis, también se requiere la asistencia de alguien más para asear al paciente. El uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes es muy recomendable en estos ejemplos particulares.

En las últimas décadas se ha visto cómo los hábitos y condiciones de higiene corporal han mejorado notablemente en un gran número de clínicas y hospitales. Los expertos han modificado los patrones de actuación con respecto a los pacientes hospitalizados mediante el uso de nuevos materiales para el aseo, entre ellos esponjas jabonosas desechables, que garantizan la máxima seguridad.

El uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes en cama en casa o en el hospital protege tanto a los profesionales de la salud como a los pacientes de una posible infección cruzada. Asimismo, las esponjas jabonosas en el ámbito hospitalario reducen el tiempo de acción de los profesionales sanitarios y disminuyen los costes de todas las tareas de higiene.

Profesional de la salud con paciente antes de ayudarla a bañarse con esponjas jabonosas: Medifácil

Por qué usar esponjas jabonosas para el aseo asistido

Una persona que tiene que permanecer en cama por un tiempo corto y que puede moverse un poco, puede ducharse con ayuda una o dos veces por semana. Otra opción si el paciente tiene movilidad es que puede preferir un baño parcial en el lavabo. Sin embargo, cuando el paciente no puede moverse bien o no puede moverse en absoluto, necesita tomar un baño asistido en cama. Esto a menudo se denomina baño de esponja, aunque se suelen utilizar paños para este propósito. Las esponjas jabonosas son la opción ideal para la higiene de pacientes, pues se obtiene un baño completo rápido, sin mojar las sábanas y sin utilizar mucha agua.

Para los adultos mayores que permanecen en cama se puede usar las esponjas jabonosas para su higiene de dos a tres veces por semana. Bañar al paciente diario puede poner a la persona en riesgo de tener problemas en la piel, como lesiones por presión (úlceras). Los pacientes más jóvenes pueden bañarse con más frecuencia si así lo desean y si no tienen problemas de circulación.

Si tu familiar o paciente en cama tiene cierta movilidad, deja que él o ella se asee lo más que pueda con el apoyo de la esponja jabonosa. Mientras ayudas a que la persona se desvista y mientras asistes la higiene, actúa con sencillez y de manera relajada. Si eres un cuidador inexperto, la hora del baño puede ser incómoda y vergonzosa para ti o tu ser querido. Esto puede ser especialmente cierto si estás cuidando a un padre del sexo opuesto. El paciente puede sentirse menos cohibido o avergonzado si se actúa con normalidad y sin vergüenza.

Esponjas jabonosas desechables para higiene rápida: Medifácil

Cómo usar las esponjas jabonosas desechables

Las esponjas jabonosas de un solo uso para la higiene de pacientes se han convertido en un material de primera necesidad en la mayoría de hospitales y centros de salud. Esto debido a lo económicas que son y a la facilidad y comodidad de su uso en los procesos de higiene corporal. El uso de esponjas jabonosas para la higiene de pacientes brinda máxima seguridad, eficacia y comodidad tanto para los pacientes como para los profesionales de la salud.

Para el aseo de pacientes en cama, las esponjas jabonosas se deben usar con una adecuada metodología de lavado. Las puertas y ventanas de la habitación deben permanecer cerradas durante todo el proceso para proteger la privacidad. Además, es importante informar al paciente en todo momento de los procedimientos que se está a punto de realizar. Esto con el objetivo de contar con la cooperación en la medida de lo posible.

Antes de comenzar se debe valorar el estado de la piel de la persona. Si el paciente tiene alguna herida o lesión visible, será necesario la valoración especializada de un profesional en heridas.

Los pasos para usar las esponjas jabonosas de un solo uso para bañar a pacientes son las siguientes:

  1. Antes que nada, lava tus manos con agua y jabón y posteriormente usa guantes desechables.
  2. Coloca a la persona en una posición adecuada.
  3. Desnuda al paciente.
  4. Intenta exponer solo las partes del cuerpo del paciente que se van a limpiar.
  5. Presta mucha atención al asistir el baño de esponja jabonosa de pacientes que tengan sistemas intravenosos u otros dispositivos conectados a su cuerpo.
  6. Sigue un orden específico para la higiene corporal de tu paciente o familiar. Siempre se debe progresar de las partes más limpias del cuerpo del paciente a las que están menos limpias.
  7. Coloca una taza y media de agua en un recipiente. Comprueba que la temperatura del agua sea la correcta.
  8. Humedece ligeramente la esponja jabonosa con agua.
  9. Recuerda no sumergir la esponja por completo. Esto la haría perder los principios activos que contiene el jabón.
  10. Frota o amasa la esponja repetidamente hasta que esté lo suficientemente espumosa.
  11. Comienza lavando la cara, las orejas y el cuello.
  12. Procura frotar con delicadeza o muy suavemente en las zonas más delicadas.
  13. Continúa con la higiene de los miembros superiores como el torso y axilas, prestando especial atención a las axilas, la región submamaria y los espacios interdigitales.
  14. Pasa la esponja por el abdomen y las extremidades inferiores del paciente, pasando más tiempo en las áreas umbilical, inguinal y de las piernas, así como en los espacios interdigitales.
  15. Ahora voltea al paciente y usa la esponja jabonosa para tallar con suavidad la nuca, la espalda, los muslos y los glúteos.
  16. Termina lavando los genitales y el periné del paciente.
  17. Desecha en la bolsa de empaque la esponja jabonosa usada para evitar cualquier posible riesgo de infección cruzada.
  18. Utiliza una toalla de secado absorbente para secar por completo al paciente.

    Esponjas Jabonosas desechables Gantnet Plus para higiene asistida de pacientes: Medifácil

    Es importante destacar el considerable ahorro económico que supone el uso de esponjas jabonosas desechables en los centros sanitarios. Con solo una esponja y poca agua se puede realizar el aseo corporal completo de un paciente adulto.

    Es especialmente relevante secar cada zona del cuerpo del paciente con cuidado para reducir el riesgo de dermatitis. Para el secado utiliza toallas absorbentes desechables, prestando especial atención a los pliegues de la piel del paciente y siguiendo el mismo orden de la limpieza.

    Cuando usas esponjas jabonosas solo necesitas enjuagar con agua a aquellos pacientes que hayan permanecido en cama durante un largo periodo en el hospital. Una vez que hayas terminado de lavar y secar a tu paciente, cúbrelo de nuevo y desecha el paño absorbente que utilizaste.

    Con el paciente en posición decúbito lateral, enrolla la sábana inferior longitudinalmente hacia el centro de la cama, sustituyendo progresivamente por una sábana limpia. Aplica una pequeña cantidad de crema hidratante en el cuerpo del paciente, masajeando suavemente hasta su total absorción. Finalmente, viste al paciente con ropa limpia.

    Fuentes de consulta:

    • Grupo Neotecnia. (2020). Esponjas Jabonosas para Higiene Personal o Asistida - Neotecnia. 2020, de Grupo Neotecnia Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=emUyODw6Huw&feature=youtu.be
    • Layertex. (2020). Disposable Soapy Sponges Safe and Effective Bodily Hygiene. 27 de octubre de 2020, de Layertex Sitio web: https://www.layertex.com/en/Layertex_brochure.pdf

    Escribir un comentario

    Los comentarios tienen que ser aprobados antes de aparecer.